Explorando Métricas y el valor que estas aportan en una habilitación Agile. – Parte I

Mi querido amigo lector, quiero empezar esta serie de Post, destinados a explorar diferentes métricas y el valor que aportan en una habilitación Agile (recordemos que la agilidad no se implementa, se habilita), con un par de frases de Peter Ferdinand Drucker que son: “Lo que no se mide, no se gestiona” y “Lo que se mide se mejora”, las cuales nos servirán de faro, para entender cada una de las distintas métricas que exploraremos en este viaje.

Parte I – Aclarando enredos y confusiones con las métricas. Pero sobretodo, sentando bases para identificar y elegir buenas métricas.

Sin duda para las organizaciones es muy importante medir, pero más que medir, es medir bien. ¿Por qué coloco el foco en esto?, porque toda organización necesita medir bien, para poder tomar decisiones basadas en información de valor, que le permita mejorar el alineamiento entre su visión corporativa y su operación diaria, saber que tan cerca se encuentra de los objetivos establecidos, reduciendo los juicios y focalizándose en el/los objetivos trazados, identificando los problemas existentes (si le permite anticiparse a ellos aun mejor) y mejorar el nivel de aprendizaje organizacional.

Ahora bien, hay que tener claro que cuando mides algo, lo conviertes en cuantificable y puedes saber si va bien o mal, aunque el resultado te obligue a enfrentarte a una verdad que no quieres oír (o ver). Sin duda, siempre será mejor eso, que dedicar tiempo, esfuerzo y hasta dinero en algo que nadie quiere, que no aporta valor, definitivamente que no se debió haber hecho.

Partiendo de esta premisa, revisemos 4 conceptos que se tienden a confundir, estos son: Medida, Medición, Métrica e indicador.

  1. Una Medida es el resultado de una cuantificación de datos único y específico. Dicha medida, incluye la definición operativa precisa, de cómo exactamente se recogen los datos.
  2. La Medición está directamente relacionada con la cuantificación de los datos (o conjunto de datos) en un nivel aceptable.
  3. Las Métricas, Son combinaciones de múltiples medidas y establecen un contexto para la comprensión de las tendencias en los datos en el tiempo. De las métricas podemos decir que existen Métricas vanidosas (o egometricas, estas son aquellas que, aunque nos aportan información útil y visible, no indican ningún punto concreto de mejora) y Métricas accionables (son todas aquellas que permiten, establecer una valoración del rendimiento de las acciones que se estén llevando a cabo). Por último,
  4. Los indicadores son “parámetros” que brindan un contexto a la medición, poseen una intención de alcanzar los objetivos necesarios para cumplir con la misión de la organización. Cada vez que se aplica un indicador se obtienen “índices”, valores que miden el cumplimiento de un objetivo en el tiempo. Ahora, un conjunto de índices se utiliza para “predecir” la tendencia del cumplimiento de dicho objetivo. De los indicadores, podemos decir que existen de dos tipos, los que influencian en el rendimiento a futuro (Leading Indicator) y los que permiten analizar el rendimiento del pasado (Lagging Indicator). Para una organización es importante tener presente los dos tipos de indicadores, dado que estos pueden complementarse perfectamente para una correcta toma de decisiones.

Teniendo un poco más claro estos conceptos, veamos entonces algunas reglas básicas para identificar una buena métrica.

  • Una buena métrica debe ser comparativa. La comparación de métricas de diferentes periodos de tiempo permite realizar un análisis que nos indique una decisión a tomar, por ejemplo, en el caso de una habilitación agile, genera más valor el índice del cycle time del ultimo trimestre (por ejemplo), que el índice del cycle time actual.
  • Una buena métrica debe ser comprensible. Si la gente no puede recordarla, ni discutirla, será mucho más difícil que asuma que al cambiar la métrica, también debe hacerlo la cultura y el comportamiento de la organización (o viceversa).
  • Una buena métrica debe ser un ratio o un índice. Dado que con los ratios es más fácil actuar, tomemos un ejemplo cliché (pero sin duda muy práctico) para esto; cuando pensamos en la conducción de un vehículo, la distancia recorrida es solo un dato informativo, pero la velocidad empleada (distancia por hora), es algo sobre lo que se puede actuar de forma inmediata porque ofrece información del estado actual y de si resulta necesario ir más rápido o más lento para llegar a tiempo al destino. Otro punto a favor de los ratios es que estos son intrínsicamente comparativos y también funcionan para comparar factores opuestos o con cierta tensión entre ellos. En este sentido por ejemplo al realizar un análisis del campo de fuerzas (como el que propone Jason Little, en lean change Management), sin duda nos permitirá tomar decisiones importantes al momento de gestionar el cambio en la organización.
  • Una buena métrica, cambia la manera de comportarse. Este es el criterio mas importante de todo. Dado que siempre al analizar una métrica deberíamos preguntarnos ¿Qué cambiaríamos en nuestro comportamiento si la métrica varia? Por ejemplo, cuando analizamos el Throughput, y vemos que el numero de entregas varia negativamente con el tiempo, inmediatamente deberíamos analizar el porque del deterioro del desempeño. Para así determinar que comportamientos dentro del flujo se deberían mejorar, para mejorar dicho desempeño.

Sin duda todo un desafío mi querido amigo lector, el crear buenas métricas, que nos sirvan como faro en el proceso de habilitación agile, dado que estas, deben estar, por un lado, dirigidas a la gestión del cambio y por otro asociadas al objetivo del porque se está realizando la habilitación agile en la organización (lo expreso de esta manera dado que puede variar de una organización a otra). Recuerda que si medimos algo que no esta asociado a un objetivo y este objetivo no está asociado a un cambio de comportamiento especifico, estaremos perdiendo el tiempo.

Ahora bien, para elegir buenas métricas hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Existen métricas cualitativas y cuantitativas. Las cualitativas no están estructuradas, son anecdóticas y difíciles de agregar. Por otro lado, las cuantitativas implican números y analíticas y proporcionan una buena base numérica. Pero, a cambio, no aportan tanto conocimiento como las otras.
  • Existen métricas de vanidad (o egometricas) y métricas accionables. Es posible que las primeras hagan sentir mejor a muchos en la organización, pero al final ese sentir bien, no hace que se produzcan cambios en los comportamientos. Ahora las métricas accionables, si que lo cambian y ayudan a seguir un determinado curso de acción.
  • Existen métricas exploratorias y métricas informativas. Las exploratorias, son especulativas e intentan extraer información desconocida para proporcionar una especie de ventaja competitiva. Por el otro lado las informativas sirven para mantener información propia de la operación.
  • Existen métricas predictivas e históricas. Las primeras proporcionan predicciones sobre el futuro y las segundas explican el pasado.
  • Existen métricas correlacionadas y métricas causales. Aquí es importante tener presente que, si dos métricas cambian a la vez, es porque son correlacionadas, pero si el cambio de una provoca el cambio de la otra, la primera es causal.

Mi querido amigo lector, deseo que este preámbulo aclaratorio de conceptos, y de creación de bases sobre buenas métricas, te sirva de apoyo en este viaje que acabamos de emprender. Dado que, en el siguiente Post, comenzaremos a ver ya métricas en si que nos ayudaran en este viaje de habilitación agile.

Gracias por tu tiempo.

Saludos,

 

 

Te gusto este Post?

Suscribete y cada vez que realice una publicación, te enviare una notificación a tu E-Mail.

 

3 respuesta a “Explorando Métricas y el valor que estas aportan en una habilitación Agile. – Parte I”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *